domingo, 27 de julio de 2014

La Gran Vía


Desde que tengo uso de razón siempre he querido vivir en la Gran Vía y el otro día ocurrió que tuve inesperada visita de "G" y Lucas. 

Resulta que solo hay un sitio en Madrid donde se encuentra una bebida refrescante del país de "G", se trata de un restaurante ubicado detrás del edificio de Telefónica, concretamente en una calle paralela.

A mí me recuerda vagamente a los jarabes que tomaba de pequeño, pero fría y con burbujas está muy rica, su sabor es de fresa aunque yo lo que mas tomaba en la época del estirón era quina y calcio, aquel que venía en unas botellas azules de cuello muy largo. Mi madre me mandaba tomar una cucharada sopera pero yo cogía la botella y me agarraba a ella como el marido, el amante o mas propiamente el bebé a la teta, que es lo que corresponde.

Es una pena que por esas costumbres burguesas suyas de ustedes de vacacionar en la playa sin llevarse el portátil se pierdan esta foto. Creo modestamente que es de las mejores que tengo. Quizá no sea del todo cierto sino tal vez producto de una conjunción de cosas vividas aquí o muy cerca que borran todo rastro de objetividad. Sea como fuere el lugar es precioso y desde este punto puedes llegar al Palacio Real sin cruzarte con un coche, pues todo es peatonal.

7 comentarios:

  1. No hay duda alguna que es uno de los más hermosos sitios de Madrid, nadie puede sucumbir a su encanto, ya fue protagonista de un precioso libreto para zarzuela Joaquín Valverde y al que puso música Federico Chueca....si estos dos autores dieran un paseo ahora se preguntarían que fue de aquellos personajes de la época donde se inspiraron para hacer su obra. Era el Nacimiento de la Gran Vía, entonces el aire era más limpio y no existía la contaminación.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Las dos fotos son buenas, pero me gusta más la segunda. Yo he tenido la ¿suerte?, creo que sí, de haber vivido durante unos pocos años de mi vida en esa zona de Gran Vía, Valverde, Luna y Desengaño, con la plaza de María Soledad Torres Acosta, que llamábamos del "Matrimonio" porque empezaba con La Luna (de miel) y acababa con El Desengaño, etc.

    Eran otros tiempos...Un fuerte abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Es interesante lo que cuentas, sobre todo cómo las circunstancias en las que tomamos una foto influyen en nuestra valoración sobre ella mucho más que la foto objetivamente considerada, suponiendo que una foto pueda ser considerada objetivamente. Cuando conseguimos que nuestro estado de ánimo se refleje en ella de algún modo nos encontramos un poco más cerca de eso que llamamos arte.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pues ya ves no estoy de vacaciones en estos momentos con lo cual no me he perdido tu foto, lo cierto que me gusta la luz es estupenda y muy bien cogida.
    No conozco la bebida que nos hablas, como tampoco tengo recuerdos de jarabes que tomaba en mi infancia, pero ha sido bueno que fueses a recordar y pasar y un buen rato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho esta fotografía, Ripley. Y si te jugaste el pescuezo al hacerla, pues el valor se incrementa muchísimo. Nos has metido de nuevo en tus paisajes. Me encanta mi ciudad, que espero visitar pronto.
    Gracias por acercarla a este rinconcito del noroeste peninsular.

    ResponderEliminar
  6. ¡Preciosas fotos, Ripley! me gustan por el colorido, la forma arriesgada en que las tomaste y lo que transmiten de esa ciudad dinámica y al mismo tiempo entrañable. Sin duda las buenas fotografías son estas, las que se hacen con cariño y que suponen algo más que una toma de una calle con edificios y coches, porque salen del corazón y eso siempre transmite.
    Me alegro que pasaras un día muy feliz y gracias por "pasarnos" esa felicidad a todos compartiendo tus fotos.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar